Federer juega poco en el 2021, pero al menos no se jubila

Fue un año especial, corto, duro, lleno de dudas. El 2021 de Roger Federer resultó muy particular, ya que pudo jugar poco ante sus fans, su temporada arrancó en marzo y finalizó en Wimbledon y cuando informó que se operaba por tercera vez la rodilla derecha generó miedos y cobró fuerza la opción del retiro del circuito profesional.

Después de un 2020 inédito por la pandemia del Covid-19, en el que apenas disputó un torneo, el Abierto de Australia, el suizo volvió a la competencia oficial de tenis tras más de 13 meses, algo inusual en su genial carrera. Retornó en Doha, luchó como pudo con esa molestia en la rodilla derecha y apenas jugó 13 partidos.

En su carrera profesional, Federer sólo había sufrido un parón de medio año, en la segunda mitad de 2016, y ahora se le complicó el panorama. De hecho, se perdió la gran cita de los Juegos Olímpicos de Tokio, mudados para 2021 por el coronavirus, y no pudo ser de la partida tras su caída en Wimbledon.

Los privilegiados certámenes que lo recibieron fueron Doha, Ginebra, Roland Garros, Halle y Wimbledon. Pero en todos ellos nunca pudo llegar a una final, instancia en la que Su Majestad tuvo acostumbrados a sus seguidores a lo largo de su carrera.

Finalizó la temporada con marca 9-4. Las únicas derrotas fueron ante Nikoloz Basilashvili (Doha), Pablo Andujar (Ginebra), Felix Auger-Aliassime (Halle) y Hubert Hurkacz (Wimbledon). Además hay que remarcar que en Roland Garros se retiró del certamen previo a su partido de octavos de final contra Matteo Berrettini, para cuidar su cuerpo con vistas a Londres.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.