Las viejas rivalidades nunca mueren

Durante años, Apple y Microsoft han sido compañías centradas sobre todo en los ordenadores. Puede que una tuviera Office y la otra el iPod, que una se dedicara a vender entre empresas y la otra entre diseñadores, pero, en el fondo, ambas eran empresas por y para los ordenadores.

Las cosas han cambiado mucho en los últimos años y ahora Apple es una empresa que depende sobre todo del iPhone, su dispositivo estrella pese a los 10 años que lleva ya en el mercado; y Microsoft está sacando más rendimiento a ‘la nube’.

Ambas tienen aún una base muy sólida en los Mac y en Windows, por su puesto. Y aunque sus negocios han crecido más allá de ellos, parece que la vieja rivalidad entre ambos, esa de la que Apple se cachondeaba con un poco de mala leche en su marketing, parece estar tan viva como siempre.

Echando un vistazo a los resultados financieros de ambas, las realidades que comentamos sobre sus nuevos negocios están ahí, a plena vista; pero cuando se echa un vistazo a la parte del negocio que se corresponde con los ordenadores, parece que Microsoft está volviendo a presentar batalla. Y más en serio que hace unas décadas, pues ahora tiene sus propios ordenadores.

La gama Surface ha conseguido mucho éxito tras varias versiones de su convertible y gracias también a su portátil, el Surface Book. Hace unos pocos meses, la marca dio el salto al escritorio con el Surface Studio, cerrando una triple amenaza para los Macbook y el iMac, dispositivos criticados incluso por los fans de Apple en los últimos tiempos.

No es como si la compañía de la manzana se hubiera dormido en los laureles, ni mucho menos: el Macbook Pro es un dispositivo avanzadísimo y de la más alta gama que, si bien ha decepcionado a algunos, mantiene el listón muy alto en lo que a la gama ‘premium’ se refiere.

Es aquí donde la nueva guerra fría entre ambas parece tener lugar: los ordenadores más caros. El PC definitivamente le ha quitado una parte de este terreno al Mac, donde venía dominando sin problemas desde hace años.

Pese a que ambos están perdiendo usuarios, porque el mercado de los ordenadores está tocado, los Surface sólo han perdido un 2% con respecto al año anterior (algo que tiene mérito porque no se ha lanzado una renovación completa este año). ¿Ha sido esto suficiente para que la batalla entre PC y Mac se incline un poco hacia el lado de los ordenadores con Windows? Queda por ver qué ocurrirá durante 2017, pero es interesante comprobar que un mercado complicado donde se está reduciendo el espacio para la gran cantidad de marcas, quien tenía un dominio más o menos seguro está perdiendo fuerza.- El Mundo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.