Editorial de Peninsular Punto Medio

Ya está demostrado que los viajes del gobernador Mauricio Vila Dosal terminan por captar inversión para el estado, lo que es bueno para el empleo y la economía.

Que ayer se haya acordado que la inversión para que la empresa naval Fincantieri llegará a los 220 millones de dólares en su proyecto del astillero de Progreso, son palabras mayores, pues es la mayor inversión en América y detonará, dijeron, una gran generación de empleos y la llegada de más empresas relacionadas con la industria naviera para invertir en el estado.

De todo lo que se nos informó a través de un comunicado, que fue publicado en otra página de este periódico, lo que más interesa, creemos, es la exposición que se hizo de las universidades de Yucatán en tierras italianas, que pareció interesante al profesor Alberto Marinó, de la Universidad de Trieste.

El gobernador Mauricio Vila Dosal expuso las capacidades de las universidades dependientes del Gobierno del Estado, como la Universidad Politécnica de Yucatán, la UTM y el Instituto Tecnológico Superior Progreso, en donde se preparan técnicos superior universitarios y los ingenieros que harán más rápida la adaptación hacia el trabajo en el futuro astillero de Progreso. Esa relación entre la universidad italiana y las de Yucatán sin duda serán de gran beneficio, pues aparte de conseguir convenios para preparar mejor a los jóvenes yucatecos, el trabajo estará a la mano, si es que finalmente se concretan esos proyectos. Mientras tanto, es justo reconocer que Vila Dosal no fue de vacaciones a Europa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *