Negocios gravemente afectados por obras

Restaurantes, tiendas y diversos comercios ubicados sobre las avenidas Cupules y Colón manifestaron que desde el inicio de las obras de modernización de las vialidades, los negocios han sufrido un fuerte impacto y sus ventas se han visto gravemente afectadas, al registrar do una disminución del 40% hasta el 70 por ciento.

Los dueños, gerentes y encargados de los establecimientos, dijeron que debido al próximo cierre de la avenida Cupules, probablemente tendrán que cerrar temporalmente para no sufrir gastos innecesarios, sin poder generar ingresos. Indicaron que desde el año pasado, ninguna autoridad se ha acercado para resolver sus dudas.

Sin apoyo

“Desde el inicio de trabajos y cierre de calles, y la prohibición de estacionamiento de los clientes, ha afectado mucho el comercio del rumbo, ha bajado hasta un 50 por ciento. Tuvimos una junta con la gente del Gobierno del Estado, donde nos dijeron que íbamos a tener una junta con la Canirac para llegar a acuerdos, pero hasta ahorita nadie más se ha acercado para platicar con nosotros, decirnos qué va a pasar o qué apoyos vamos a tener ni nada”, manifestó Gustavo Méndez, encargado de una taquería.

“Prácticamente nuestros clientes, los comensales son gente de oficina, que tienen vehículos y se transporta en sus carros, y ahora como no dejan que se estacionen ni un momento, pasan de largo y ellos mismos me han dicho que ya no vienen tan seguido por que es muy complicado por el cierre de calles y todo eso”, explicó.

Incomodidad

Por su parte, el gerente de un restaurante indicó que la afectación en sus ventas ha sido de un 40 por ciento, aproximadamente. Dijo que el principal motivo de la baja en los clientes es debido a la incomodidad de acudir a comer, mientras en la calle de enfrente se encuentran realizando trabajos con tanto ruido.

Asimismo, el dueño de un local que vende tortas y desayunos, lamentó que sus ventas han reducido hasta un 70 por ciento, debido a la estrecha cercanía con los trabajos en el Centro Internacional de Congresos. Dijo que el ruido, el tránsito, el cierre del carril donde los clientes se estacionaban y las grandes cantidades de tierra y polvo, han hecho que los clientes no acudan al lugar.

“Viene muy poca gente, de vez en cuando algunos trabajadores de las obras pero no es lo mismo. Sobre todo por la tierra que se levanta mucho con el paso de los carros, porque como es comida a la gente no le agrada y cuando cierren esta calle, quién sabe que va a pasar, tal vez tengamos que cerrar por un tiempo para que nos afecte menos, sino vamos a seguir pagando luz, agua y todo, sin vender”, expuso.

Peatones expuestos

Por otra parte, algunos transeúntes se mostraron inconformes debido a la prioridad que los trabajos tienen sobre las vialidades, en lugar de la reconstrucción de banquetas, por lo que los peatones se ven obligados a caminar sobre el área de rodamiento de los coches, exponiéndose al riesgo de ser atropellados.

 

Miguel Duarte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.