SEGUNDA PLANA – PUNTO MEDIO

“ESTAMOS AQUÍ para hablar a favor de la familia, defenderla en torno a la verdad, y es mediante este congreso donde presentaremos los argumentos que la sostienen como pieza fundamental de la sociedad”, afirmó el Maestro en Filosofía Héctor Gómez González, en la inauguración, ayer en esta ciudad, del Segundo Congreso Nacional de Filosofía. La declaración de Gómez González, y el tema central de ese cónclave de “amantes de la sabiduría” (del que le damos detalles en la página 3) vienen a respaldar lo que muchos yucatecos, probablemente la mayoría, piensan acerca de la familia como concepto básico para entender la forma de ser, la idiosincrasia de la gente de Yucatán. Como cada una de las 32 entidades federativas que forman la República, nuestro estado posee valores que se han decantado y depurado a lo largo de su historia, y que son tan buenos y válidos como los de cualquier otro estado. Debemos todos preservarlos y abogar abiertamente por ellos. Si parecemos yucatecos, es porque eso somos, dicho esto con todo el respeto que merece cada uno de los pueblos de este gran país. Y en cuanto al Congreso Nacional de Filosofía, ojalá sus frutos sean buenos y abundantes, para que sean aplicados en bien de los yucatecos y de quienes, no habiendo nacido aquí, eligieron esta tierra para vivir y cuidar de su familia.

HACE TIEMPO un analista político dijo que donde se reúnan dos políticos de izquierda habrá divisiones y pleitos, y la reunión estatal que celebraron ayer (página 6) los militantes del PRD parece corroborar esa idea. Como en otros partidos, e inclusive en otro tipo de organizaciones, el motivo del pleito es el dinero: 400 mil pesos mensuales de origen federal y estatal, y que la directiva gasta sin rendir los informes a los que estaría obligada, según dicen sus detractores. Como sea, Alejandro Cuevas Mena fue ratificado en su puesto de presidente estatal, mientras que sus detractores, pertenecientes a por lo menos cuatro corrientes internas y encabezados por David Barrera Zavala y Tonatiuh Villanueva Caltempa, celebraron en sitio aparte los 28 años de vida del Partido del Sol Azteca. Barrera Zavala afirmó que el nutrido grupo disidente “hará lo que no quiere hacer la dirigencia, que está inactiva, que sólo está pensando en mantener una cuota de poder interna y que no le interesa ver más allá”. ¿Cómo llegará el PRD yucateco a las elecciones de 2018? Eso es una incógnita.

MÁS DE UNO se preguntará cuál habrá sido la reacción del alcalde Mauricio Vila Dosal al enterarse de las declaraciones que hizo su inmediato antecesor, Renán Barrera Concha, quien entre otras simpáticas declaraciones prácticamente relegó al presidente municipal a buscar la reelección en su actual cargo, mientras él se volvía a postular para la gubernatura del estado. Vila Dosal tiene una “magnífica oportunidad de ser el primer alcalde reelecto de Mérida”, expresó Barrera, quien sin pena alguna dijo también que con él como candidato a jefe del Ejecutivo haría una muy buena fórmula con Vila buscando la reelección. Si de por sí dentro del PAN yucateco hay amplios sectores que no simpatizan con Renán Barrera, tras esas declaraciones han de estar tronando contra el coordinador nacional de alcaldes blanquiazules. Conforme se acerque 2018 la situación en las filas panistas se pondrá cada vez más candente.

UNA TOTAL FALTA de sensibilidad es lo menos que denotan las presiones de funcionarios del Centro del país que quieren imponer la norma de que las viviendas populares, es decir, las que pueden pagar los trabajadores que menos ganan, tengan dimensiones incluso menores que las actuales, que de por sí son reducidas. Según las reglas que quieren imponer los federales, en vez de los 3.25 metros por lado esas “casas de juguete” tendrían cuartos de apenas 2.70 m. ¿Puede usted imaginarse la sensación claustrofóbica que padecería un yucateco pasando la tercera parte de su vida dentro de tal cubículo? Los capitalinos que presionan para implantar ese aberrante espacio parece que sí se lo imaginan, y lo ven como algo hermoso, justo y cómodo. Nos parece que no es muy aventurado afirmar que en este problema se podrá constatar la capacidad de imposición del Centro y la decisión que puedan tener los yucatecos para defender sus derechos, usos y costumbres.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.